viernes, 9 de enero de 2009

Las crónicas de un Huertano en Japón IV.

Señoras y señores todo llega a su fin y esta breve crónica de memorias huertanas desde el Japón finaliza hoy con el episodio llamado:

Orden y progreso.

Estas dos palabras no dirán nada a mucha gente, pero alguno probablemente sabrá que son las que flanquean la bandera de Brasil... pues debe ser una errata, pues donde deberían estar es en la bandera de estas maquinas del trabajo, los japos. Y es que son ordenados y disciplinados hasta límites insospechados, para muestra un botón ( y esto es rigurosamente cierto) el otro día visitamos un templo en Kioto con maravillosas vistas y una caída a plomo de varias decenas de metros, separada del firme por una endeble barandilla. CQ preguntó... ¿no es aquí donde se suicida tanta gente según he leído? si dijo la guía, eso era hace unos años, pero ya no. ¿Y como puede ser si no esta cerrado? volvimos a preguntar. Muy sencillo, respondió la guía, el gobierno PROHIBIÓ SALTAR DESDE AQUÍ, y la gente ya va a otros sitios a tirarse. Parafraseando a ese insigne Cartagenero llamado F. Trillo... Manda huevos, no podemos entenderlo, en España me dicen que no me tire de un sitio y aunque no tenga ganas me voy para allá a lanzarme al vacío, ¿o no?.

A pesar de todo me encantan sobre todo por lo ordenados que son, nosotros sacando pecho pues tenemos dos líneas de alta velocidad, y aquí en Tokio, estás en las estación del tren bala y es exactamente igual que la del metro, tanto físicamente como por la frecuencia de tránsito, hemos visto pasar por la misma vía 1 tren bala cada 8 minutos, y algunos de 2 pisos), y las vías atraviesan Tokio por el aire en todas direcciones, desde los miradores de los rascacielos se ven cruzar los trenes por doquier, y en mi ciudad tenemos una vía que se queda en el extrarradio y se hacen tres manifestaciones al mes para soterrarla y dos para desviarla por otro lado ¡Que país!.

Otra cosa que saben hacer bien es arreglar los errores para que parezca que ha sido a propósito, o sea poner excusas al más puro estilo español, pero con esa cara de no haber roto un plato en la vida cuelan, vaya que sí. Por ejemplo en España a un compañero de trabajo, le pusieron en casa una tarima flotante que chirriaba al pisar en ciertos sitios, pues tras acordarse de la madre, del padre y de todos los familiares hasta tercer grado del operario que la puso, vinieron y a regañadientes, tras una queja formal en consumo, se la tuvieron que cambiar para que no hiciese ruido. Pues aquí no, a cierto Shogun le pusieron en el siglo XVII todo un palacio de tarima de esta, fuimos a visitarlo y, aun hoy, crujía tela marinera, pues el que la puso, ni corto ni perezoso, dijo que eso era un suelo de Ruiseñor, sí habéis leído bien de Ruiseñor, diseñado para que si entran a matar al Shogun, se escuchen los pasos de los ninjas asesinos por el pasillo y se libre... con sus huevos toreros, y lo mejor es que el Shogun se lo creyó, y hasta nuestros días se lo siguen creyendo (inocentes) te ponen un plano de como se hizo, no son nadie poniendo excusas ¿eh? También es verdad que si el Shogun se entera que estaba mal puesta, la reclamación no sería ante la OCU precisamente, sino ante un Samurai con una Katana de metro y medio, que le pegaría un tajo, por triplicado eso sí, al pobre carpintero, para explicarle la disconformidad con el trabajo realizado, (seguramente allí en el siglo XVII el samurai ya ejecutaría las órdenes según la ISO 9001).

Una última reflexión, ya os hablé hace unos correos de la manera que tienen de calentarse el torrao con algo sencillo (ver ceremonia del té) pues aquí os pongo otro ejemplo verídico, la comparación entre el Cirio Pascual (versión española y versión nipona), es decir en la iglesia del pueblo en nuestra querida España, por ejemplo, hay que tener una vela grande en el altar, pues nada se hace un candelabro más o menos grabado con hojitas, y encima un velón de medio metro (y cuanto más grande mejor). Bien aquí, en un templo, tuvieron también la necesidad de poner una vela, pues hicieron lo normal en Japón, comienza en el suelo una escultura, de bronce macizo, representando un dragón contorsionándose que esta introducido en un caparazón de tortuga finamente grabado, sobre esa tortuga reposa suavemente una grulla de dos metros de alto, donde no pueden faltar los detalles de todas y cada una de las plumas de su cuerpo, llevando en su pico una flor de loto, la cual sube dividiéndose voluptuosamente en tres tallos, sobre los que descansa un cuenco (también de bronce macizo por supuesto) sobre el que los monjes han situado una vela (que dicho sea de paso no mide más de 2 palmos pues si no alumbraría sólo al techo). No hay más comentarios...

Lo dicho un abrazo para todos y un aviso a navegantes preparad un buen bocata de jamón y un entrecot que el chache se lo va a meter entre pecho y espalda antes de deshacer las maletas.

Desde Tokio, Japón, se despide, honorablemente hasta nueva orden, vuestro corresponsal huertano.

Sayonara gosaimas Babys (reverencia de 45 grados).

Las crónicas de un Huertano en Japón III.


Aquí de nuevo con el volumen 3 de un huertano en Japón, hoy titulado... El ninja siempre llama 2 veces.


Pues sí, han pasado varios días desde mi ultimo correo y que queréis que os diga, he reflexionado muy detenidamente, llegando a una conclusión muy dolorosa.:

El chino cudeiro no existe, y mirad que lo he buscado por todas partes, pero nada, los que si han perdurado misteriosamente, como os digo en el título son los ninjas, pero camuflados en la sociedad actual como dependientes de hotel y recepcionistas. Al principio no los reconoces, pero tras un tiempo ves su andar furtivo, taimado y sigiloso, no hay duda, además nunca actúan solos, sino que atacan por parejas, yo lo viví hace 2 días en la ciudad de Nara. Allí tuvimos la feliz idea de alojarnos en un ryokan “hotel tradicional Japo”, con tatami en el suelo, durmiendo en futones, comida en la habitación y todo eso, bueno pues te dan un kimono realmente es una yukata (según ellos) por si quieres ponértelo, y la cama al suelo, decimos que el desayuno a las 8.00 y a dormir, que confiados estábamos, seguros en nuestra habitación. A las 7.40 empiezó el ataque, totalmente estudiado creo en el famoso código Bushido, uno de los ninjas te llama al teléfono de la habitación, tu te levantas todo feliz a responder, y cuando estas en medio de la habitación, con el traje de nacer... otro ataca desde la puerta abriéndola con una sonrisa y buenos díaaaaaas... te lanzas a la yukata y te vistes en menos tiempo que le cambian las ruedas a Shumacher y cuando el tipotermina de abrir la puerta tu ya estas sonriente también... buenos días ... pedazo de あdふぁ。

Aquí no acaba todo, pues cuando te deja el desayuno y lo terminas, ahí esta el colega esperando, a traición, para recogerlo y entrando tan silenciosamente como lo hacían sus antepasados para matar al Shogun de turno.


Otra cosa que llama poderosamente la atención es la educación de niños y mayores, al principio pensé que era cultural, pero ahora, se que es causa de la burbuja inmobiliaria. Efectivamente, según nuestra guía un piso en Tokio de 25m en una zona normalita cuesta 600000 € con lo que ella por ej vive en uno de 18m que es mas barato. Por lo que nosotros en España cuando somos malos de pequeños es tradicional que la madre se quite la zapatilla y te persiga por todo el pasillo, tu llevas la delantera pues has ganado unos segundos y termina la situación con la madre tirando la zapatilla infructuosamente al aire... en Japón NO, en un piso de 17m no hay sitio en donde esconderse, el zapatillazo siempre encuentra su objetivo, teniendo como resultado una educación mucho más eficaz, los niños aprenden a base de bien. Además a eso se le suma que las madres Españolas son mucho mejores que las niponas... lo vi claro en el palacio imperial, este palacio tiene un techo precioso de madera de ciprés, pero tan erosionable que cada 3 anos lo cambian en 5 meses y es cariiiisimo y super sensible, yo me pregunté porque un país cuna de la cerámica de calidad no tiene tejas en este palacio cuando las demás casas sí... según las explicaciones de la guía y un poco de imaginación me arriesgaría a decir que tuvo que haber una conversación parecida a ésta entre el Shogun (S) y su madre (M):

M: ¿Por que no cambiamos el tejado antiguo por otro de cerámica mejor, más aislante y con menos goteras? ¡Oh hijo mío!.

S: Porque el antepasado Shogun lo prefirió así.

M: Si el lo prefirió así bienvenido sea su palabra es ley ¡Oh hijo mío!.

Y así hasta nuestros días.

En España la conversación habría terminado de forma diferente:

M: ¿Nene? ¿Por que no cambiamos el tejado antiguo por otro de cerámica mejor, más aislante y con menos goteras?

S: Porque el antepasado Shogun lo prefirió así.

M: O sea ¿que si el Shogun se tira a un pozo tu te tiras detrás? Andaaaaa pon tejas que me tienes contenta.

Y se puso teja de cañón como Dios manda.

Las crónicas de un Huertano en Japón II.


Hola a todos de nuevo, seguimos con las crónicas de un Huertano en Japón II subtituladas en este caso como: "Algo en Japón da mal rollo”

Aquí, como en España, la gente se levanta por la mañana (parece de perogrullo, ya lo se, pero es que aquí terminan las coincidencias) y llega el desayuno, tomen nota: arroz, sopa, ensalada, tofu, te verde y de postre una sardina de medio metro a la brasa... vamos que con razón vive tanto esta gente, en una semana ya me salen los omega3 por las orejas, creo que tanta salud no debe ser muy... saludable.

Hoy me he sentido teletransportado a una de mis pelis favoritas, y al decir esto no me refiero a verla, era como si yo fuese el protagonista, realmente he sentido lo mismo que los protagonistas de El retorno del Rey de el señor de los anillos, me explico, salíamos del hotel de Tokio, maleta incluida, hacia la estación de metro, y justo antes de entrar ahi estaba ella... “la Puerta Negra”, abriéndose ante mi y una infinidad de Orcos-Japos siendo literalmente escupidos desde el interior, no hay fin... sin parar de salir y nosotros separados del monte del destino por esa multitud inacabable... esa marea humana indescriptible que se movía expandiéndose de forma casi obscena.

Lo peor aun estaba por llegar, y no era la voz de Sauron ni el Balrog de Moria ni nada de eso, era un vagón de metro que se detiene delante de nosotros con la gente a presión contra los cristales, se abre la puerta y en mi interior pienso... ahora saldrán unos cuantos y nos metemos..., si si, JA, sale una chavala como asustada y nosotros con un careto de ahora o nunca... carrerilla y “padentro”, usando la maleta cual GROND el ariete infiernal de la misma peli... Posteriormente la salida fue mas fácil, pues me fije en lo que hacia un japo (bendito refrán castellano, donde fueres haz lo que vieres), ojo al dato, dice lo siento con voz humilde... (sumimasen) y se pone a empujar como Fernando Alonso y Hamilton en unos autos de coche. Ahora entiendo tb porque están tan delgados, Darwin lo llamaba la selección natural, los gordos mueren dentro del metro sin poder salir.

Ahora una leyenda urbana... dicen que los Japos no saben hablar ingles... no es cierto, el portero de mi casa no sabe hablar ingles, la gitanilla del mercado no sabe hablar ingles, los japos directamente... tienen una incapacidad genética para articular una sola palabra en ese idioma, yo iluso de mi pensaba los jóvenes si sabrían algo JAJA “pos no” y cuando digo NADA de NADA digo que no saben decir ni ONE ni WATER ni siquiera HELLO o sea cero pelotero, además cuando te diriges a ellos cortocircuitan, y se quedan sonriendo delante de ti moviendo la cabeza hasta que te aburren, y dices que no pasa nada, dan la impresión de un ordenador que se queda colgado y necesita reiniciarse, la verdad es que es una buena táctica, desde que nos dimos cuenta la bautizamos como: la táctica del Cortocircuíto japones (los fan de Naruto la llamarían CortocicuitoniponJutsu).

Hoy cogimos el tren bala, un pasote, creo que no corre más pues sino el cerebro se pegaría al cogote y la gente moriría sin remedio.

Finalizando hoy, dos apuntes, lo de algo da mal rollo en Japón es por que todo muy sano todo light todos amables... pero cuando en los hoteles al lado de la cama te ponen una linterna... algo no termina de oler del todo bien.

Ah y que decir de la ceremonia del te... lo explico, el te verde aquí es algo diferente al que estamos acostumbrados, es un polvo verde, y la preparación es lo mas fácil del mundo te echas un poco en el vaso lo llenas de agua calentita y ya está. Bueno pues para eso está la ceremonia del te, que tardan mas de 10 años en empezar a entenderla, nuestra guía con 2 años estaba iniciándose... yo lo flipo, y dejo en el aire una pregunta, si para echar agua caliente en un vaso son 10 años, ¿Cuánto tiempo llevaría entender un gazpacho manchego? O un cocido madrileño o unas judías con chorizo...

jueves, 8 de enero de 2009

Las crónicas de un Huertano en Japón I.


Hola a todos, este es el momento que todos estabais esperando, la mirada del japon autentico, todo lo que no escriben las guias, los secretos del país del sol naciente al descubierto, para eso estoy aqui, asi que empiezo por el principio:
Es FALSO, repito FALSO que aqui la gente coma bollicaos de esos de mola saco que anuncian por la tele, aqui lo que es comer, se comen a Dios por los pies si hace falta, pero eso sí, siempre que este crudo, y es que la cuenta del gas sale muy cara y hay que ahorrar, mas cosas, aqui hay solo dos elementos que no son automaticos, el kimono y el papel higienico, y este ultimo esta en vias de extincion vistos los cuartos de baño que os ha contado CQ. Así pues, si vas con los ojos bien abiertos puedes fliparlo en cualquier momento, por ej, si tienes que comprar un billete de metro en tu maquinita, puedes echar las monedas a montones no de una en una (para ahorrar tiempo claro), hay como embudos que se las tragan, y como en el metro viaja hasta el emperador ,o sea todo bicho viviente, para llevar un control extricto hay que ticar para entrar y salir, así al salir la maquina tiene otro embudito y puedes introducir el billete o lanzarlo, evidentemente cada vez lo intentaba desde más lejos, creo que se podría tirar el billete desde 3,5m que lo pilla, no se como pero lo hace, y ademas va a toda velocidad al otro lado de la maquina y te sale sellada y marcada antes de llegar, un prodigio de la tecnologia chinorri. En cuanto a las salas de videojuegos ni hablamos, hay mas viciosos en una sola que en toda españa, ¡ah! y con razon no encontramos un ciber, esto donde estoy no es que no sea uno es que es la caña de España estamos en el 6 piso de un edificio, con miles de volumenes de manga, juegos como una biblioteca, con salas individuales o colectivas con nuestra play station particular y cascos etcetc y asi bebidas gratis... puf el flipe. Yo no salgo de aqui hoy, hasta duchas hay, y es que el personal pasa la noche si quiere aqui. De los karaokes ya os contare en otra ocasion, seguire informando
desde Japon se despide el corresponsal huertano hasta mas ver.
PD
Por cierto aqui esta peña no va como en españa con la camara a todos lados, aqui soy yo el japo.

Crónicas de un Huertano en Japón (Declaración de intenciones).

De nuevo y con un afán de superación nunca visto, he llegado a nuevas cotas en la vaguería humana, así pues como nunca encuentro tiempo para escribir en el Blog voy a ir publicando los correos con los quele contaba a mis amigos el viaje de Japón, haciéndoos partícipes de los mismos y al estar ya escritos me ahorro el trabajo de dar una nueva entrada... jeje si es que cuando uno le da al coco...
Primero y en serio quiero dejar claro al comienzo una vez más que ME ENCANTA JAPÓN y por supuesto ADMIRO MUCHO LA CULTURA JAPONESA, habiendo sido una de las experiencias más divertidas de mi vida, lo cual no quite que pueda contarlo con humor, y no me gustaría que viniese una asociación de Japoneses en España y se ofendiesen, nada más lejos de mi intención, de hecho pronto escribiré una de un viajecillo por España y promete ser mucho más ácida...
Así pues disculpen ustedes la ausencia de tildes (se realizaron los correos en teclado Japo) y espero que disfruten de:
Las crónicas de un Huertano en Japón.

Curiosidad del Menu de Paradores

Ummm viendo esta entrada de Coquelicot me parece recordar un detalle curiosón, y es que los menus degustación aparte de tener el nombre y los platos cada uno de un Parador, tenían el precio del año en que se inauguraron, 19,23€ 19,31€ etc... con lo que agradecimos no vivir en el año 65.235 por ejemplo.

sábado, 3 de enero de 2009

TERUEL




De acuerdo, Teruel también existe, pero con las temperaturas bajo cero, dan ganas de salir corriendo, lo siento pero no me verá nadie por los países nórdicos en invierno, de todos modos, tengo que decir en honor a la ciudad que me gustó y me sorprendió muchísimo y no es un mal sitio para hacer una parada, pasar el día, comprar buena comida regional y dar un paseo bastante interesante, aunque...¡los amantes de Teruel no me acaban de convencer!

CENA DEGUSTACIÓN DEL PARADOR DE TERUEL

Uno de los primeros platos.

Otro de los platos degustación.



Carta del menú.



Desde Olite, nos fuimos al final directamente a Teruel donde teníamos previsto pasar la noche y al día siguiente, dar una vuelta por la ciudad. La larga parada que hicimos en Olite no nos permitió acercarnos hasta Zaragoza, pero realmente mereció la pena.
Ya en el Parador de Teruel a donde llegamos bastante tarde, solo tuvimos fuerza para cenar directamente en él y para nuestra sorpresa, debido al 80º aniversario de los Paradores, hay unas comidas degustación que como mínimo merecían ser probadas por la variedad y originalidad pues han tratado de dar a probar la gastronomía local con un toque un poco más cuidado, bajo mi punto de vista, los sabores en general, eran muy buenos pero las cantidades eran demasiado escasas, al menos para el hambre que yo tenía esa noche. De todos modos, fue divertido, te regalan un librito en español e inglés con las recetas de 8 paradores (cada mes regalarían un fascículo diferente empezando por el primer parador que data de 1928) y además no llega a 20 euros por persona, así que se puede recomendar, excepto quizás el postre que estaba muy poco cuidado en la presentación, al menos en relación a la foto que sale en el libro, por cierto, era un tocinillo de cielo con arroz con leche y crujiente de turrón.
En cuanto a la habitación del Parador, nada que comentar, todo correcto sin mayor interés,(es un tres estrellas), al igual que el edificio en sí, que está a las afueras de Teruel y no es especialmente bonito aunque algo más de encanto que el de Salamanca ya es, aunque eso no era muy difícil.

viernes, 2 de enero de 2009

OLITE


Segundo plato del asador Erri-Berri.

Otro de los chuletones del asador.

Lo primero que hicimos nada más llegar y aparcar, fue buscar un restaurante, que los hay en abundancia pero queríamos un asador típico y, al final, tardamos tanto en decidirnos, que paramos en el punto en que dije:hasta aquí hemos llegado o me da una hipotermia, pero mereció la pena, qué lentejas calentitas me pedí de primero, como las agradecí, y que carne de segundo, eso es carne y no lo que vemos por nuestra tierra. Además del trato agradable, la buena temperatura, solo la calidad del menú del día que nos tomamos hace recomendable de por sí este lugar.

Vistas desde el castillo de Olite

Partiendo de la base que no he pasado más frío en mi vida, merece la pena aún así, una vez recuperada la temperatura corporal, parar en Olite para dar un paseo, ver el castillo, el parador, la Iglesia, y sobre todo entrar en el castillo para verlo con tranquilidad, disfrutar de las vistas y también criticar un poco, lo poco que cuidamos nuestro patrimonio, tanto los que lo disfrutamos (estaba lleno de pintadas) como los que lo cuidan, pues un castillo así sería una joya en cualquier otro país y aunque te costara el triple entrar merecería la pena si con ello, pudieran tenerlo mejor conservado pues le hacía falta simplemente alguien que lo barriera a diario que no veas y es realmente una vergüenza, tener un sitio tan, tan bonito y con tan pocos medios.

jueves, 1 de enero de 2009

FUENTERRABÍA

Vistas desde nuestra ventana de la habitación.

Habitación del parador: Lo peor fue que no podíamos regular la calefacción y llegó un momento que hasta lloviendo, tuvimos que abrir la ventana porque nos estábamos mareando!

Deliciosos pinchos picantes que tomamos para cenar

Las típicas fachadas del barrio pesquero de Fuenterrabía

Uno de los escudos de los arcos de entrada al pueblo

Típico, ¿verdad?

Después de visitar San Sebastián, decidimos pasar la noche en Fuenterrabía pues hacía años que no la había visitado, mi sorpresa fue mayúscula pues estaba todo tan diferente...hasta el nombre me lo habían cambiado y ahora es Hondarribia, pero yo soy tan tradicional para esas cosas...

LLegamos ya muy cansados y tarde así que tan solo llegar al Parador, nos pusimos a leer, y después como llovía a cántaros, y apenas teníamos hambre, no nos molestamos en buscar nada y sencillamente cenamos o mejor dicho, picamos algo en un restaurante que había justo a la izquierda del Parador.
Al día siguiente, desayunamos enfrente en una cafetería muy moderna, un café delicioso y nos dedicamos a pasear por el barrio de los pescadores y a comprar. Y aunque queríamos ir a San Juan de Luz, el mal tiempo y la posibilidad de tener que usar cadenas, nos hizo desistir y nos marchamos camino a Zaragoza, pero a mitad de camino, paramos en Olite y allí nos quedamos.